Recorre Canarias

Guia de senderos y caminos a lo largo de las Islas Canarias.

La pesca del mero gigante con caña

Escrito enero 15th, 2016 a las 09:01 pm por
Categorias: Hierro
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Mauris imperdiet pretium nibh at aliquam. Cras vestibulum magna vel ante tristique commodo. La pesca del mero ...
leer mas

El Juncal a roque Mulato, en Gran Canaria

Escrito abril 12th, 2015 a las 08:04 am por
Categorias: Gran Canaria
Los 9 km de esta ruta se pueden hacer en dos horas y media (otro tanto si regresamos al punto de partida: El Juncal de ...
leer mas

Camino real de El Time a Puerto de Tazacorte, en L...

Escrito octubre 10th, 2011 a las 02:10 pm por
Categorias: La Palma, Recomendados
Desde El Time (cota 600) el camino desciende por una pista hacia Mirasoles (en La Punta de Tijarafe), desde donde continúa en un empedrado en zig-zag por el acantilado: en total, 2.833 metros de camino hasta el borde del mar.
leer mas

Fuerteventura dispone ya de 80 km de rutas para bi...

Escrito mayo 12th, 2011 a las 11:05 pm por
Categorias: Fuerteventura, Recomendados
El Cabildo de Fuerteventura ha completado en mayo de 2011 la rehabilitación de diversas rutas ciclistas que suman un total de 81,5 Km de los 113 km previstos inicialmente para 32 rutas que cuentan con folletos que incluyen mapa y datos sobre el trazado, duración, etc.
leer mas

Bordeando el roque Nublo hacia la hoya de la Vieja, en Gran Canaria

rc_mapa-roque-nubloEl recorrido se realiza entre la degollada de La Goleta y la degollada de Hoya de la Vieja. Se puede dividir en dos tramos: el primero, la vuelta al Nublo (3,5 kms si se hace completa); el segundo, el barranco del Nublo (3 kms). Si, además, se quiere subir al roque, hay que añadir un recorrido extra (2 kms). El camino de una degollada a la otra se puede hacer en tres horas y media. Desde la degollada de La Goleta se puede subir hasta el mismísimo roque Nublo, o dirigirse en dirección sur a Ayacata, o descender al barrio de La Culata, o, lo que haremos en esta ocasión, bajar en dirección a la degollada de Hoya de la Vieja, dando un rodeo al roque por el norte y sus brumas para descender por el barranco del Nublo en dirección sur.

Un pequeño aparcamiento de donde sale el camino del Nublo e inicio de nuestro itinerario nos sirve como lugar donde dejar el vehículo. Tan pronto como se inicia el recorrido, en suave pendiente, dejamos a la izquierda una hermosa vista de la fortaleza rocosa de Ayacata. En pocos minutos se acentúa la pendiente hasta pasar a la vertiente opuesta (cara norte del roque), donde el camino discurre con más suavidad entre pinos jóvenes y el protagonismo lo toma la cabecera del barranco de La Culata, cubierto a veces por una bruma que se mueve con el viento.

Se nos presenta una primera bifurcación: a la izquierda, la subida al roque Nublo; a la derecha, seguimos por la ladera entre pinos (Pinus canariensis). Si elevamos la vista hacia el roque iremos descubriendo muchas caras distintas al singular monolito y su altura de 1.811 metros sobre el nivel del mar. Al volver a bajar la vista, a nuestros pies veremos retamas amarillas (Teline microphylla), cerrajones (Sonchus acaulis) y margaritas (Argyranthemum frutescens). Merece la pena, no obstante, seguir elevando la vista para gozar con la metamorfosis de la gran roca que corona la zona, dejando de ser una gran figura chata para convertirse en una delgada y esbelta estatua de piedra.

Pronto llegamos a otra bifurcación: bajando a la derecha, sigue el camino a La Culata; seguimos de frente para situarnos al norte del roque donde, si nos perdemos por un camino un tanto intuitivo, llegamos a la zona llamada Cabeza de la Reina con una vista del pueblo de Tejeda espectacular (20 minutos ida y vuelta). Otra vez en nuestro itinerario, nos situamos bajo la cara oeste y poco a poco va asomando el barranco del Nublo mientras, llaneando, vamos dejando que nuestro siempre expectante roque vuelva a tomar una forma familiar. Un nuevo cruce nos pemitiría completar el recorrido circular al Nublo si subimos a la izquierda, pero vamos a seguir bajando hacia el barranco que toma el nombre del roque.

rc_roque-nublo-1La vegetación varía según descendemos y predominan más los arbustos: entre los que destacan endemismos de Gran Canaria como la ya citada retama amarilla y la salvia blanca (Sideritis sventenii), también la tabaiba (Euphorbia obtusifolia), que se alternan con el conglomerado de rocas marcadas por el frío, la erosión y el viento. Para no perder el rastro de nuestro sendero hay pequeñas paredes de piedras (a veces algún mojón) que, serpenteando, comienzan a adentrarse en el barranco. En época de lluvias nos damos cuenta de que estamos en pleno barranco cuando la melodía de un riachuelo tan efímero como el invierno isleño endulza el andar.

Poco a poco el paisaje se abre para dejarnos una nueva vista muy aérea de la zona de Ayacata. El camino sigue por el cauce derecho del riachuelo hasta llegar a la embocada del Nublo: el risco del Laurel y el roque Elba, junto a una diminuta presa de aguas tan quietas que parecen un espejo, nos sorprenden con su llamativa presencia. Un zigzageo descendente entre almendros choca con otro ascendente que nos lleva casi al final de la ruta, donde un último descenso nos sitúa en la carretera que une Ayacata con Tejeda junto a unos depósitos de agua, entre más almendros.

[Texto y fotografía: M. Á. Navarro y Y. Millares. Extracto del reportaje publicado en la edición digital de la revista Pellagofio]

 

Escribir comentario